La importancia del transporte de productos alimenticios

La comida es un factor fundamental en nuestras vidas y al que cada vez se le presta más atención. Es importante que la comida que tomemos esté en buenas manos y bien conservado. Y aquí entra en juego la importancia del transporte de estos productos alimenticios y mercancías perecederas.

Hay que tener en cuenta que muchos de los productos que consumimos proceden del extranjero o de muchos km de distancia de donde vivimos. Para que conserven todas sus propiedades y características, los alimentos deben contar con una serie de medidas que garanticen un transporte adecuado.

La importancia del transporte de productos alimenticios

La mayor parte de los productos que comemos y que está en las grandes superficies y supermercados son recibidos a través del transporte de mercancías.  Son los transportistas quienes abastecen los supermercados diariamente por lo que una huelga haría que los estantes del supermercado estuvieran vacíos.

Es por este motivo que el gobierno tiene la obligación de legislar el transporte de productos alimenticios y crear una normativa para el sector.

Las normas que regulan esta actividad son leyes muy estrictas para preservar la seguridad del producto y del consumidor final. Esta normativa está regulada por acuerdos nacionales e internacionales. Al mismo tiempo, también es obligatorio contar con una normativa técnico sanitaria que es la que regula la forma en que se realiza el transporte.

La ATP también establece un reglamento por el que se determina que cada producto necesita un transporte diferente.  Actualmente existen cuatro tipos de vehículos de transporte:

  1. Vehículos caloríficos que son aquellos que tienen una capacidad de calor capaz de elevar la temperatura interna de la caja y mantenerla como mínimo durante unas 12 horas a una temperatura constante de 12º.
  2. Los Vehículos frigoríficos que son capaces de producir frío y conservar la temperatura de la caja a una temperatura constate en torno a los 12 y -20 º en función del tipo de vehículo.
  3. Vehículos refrigerados que mediante una potente fuente de frio reducen la temperatura de la caja -20 º C y son capaces de mantenerla con respecto al exterior (30 º).
  4. Vehículos isotermos que tienen paredes aislantes para limitar el intercambio de calor para el producto entre el interior del transporte y el exterior del vehículo.

Este tipo de transporte debe pasar una revisión cada seis años y según las normas que indica la ATP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *