¿Cómo se transporta el vino?

Como vimos la semana pasada, con el aceite, esta semana os vamos a contar la relación íntima que existe entre el sector del vino y la logística.

¿Cómo se transporta el vino?

El vino está incluido en la lista de mercancías sensibles que pueden ser transportadas y/o almacenadas en un vehículo de características especiales. El trasporte del vino forma parte de la cadena de suministro de este producto que está formado por: la recogida en el viñedo, la distribución, el almacenaje y el transporte.

Este tipo de transporte, al estar relacionado con el porte de alimentos, necesita cumplir con una serie de características. Por ejemplo, este producto es muy delicado a los cambios de temperatura, especialmente cuando se expone al calor. La calidad del vino se puede ver perjudicada, por lo que debe ser transportado por un camión que permita regular la temperatura a la que se considera la ideal, entre los 10 y los 15 grados.

Si el vino que transportamos está envasado, se debe tener especial precaución para evitar las roturas, tanto si está embotellado en envase de cristal o de plástico. Para evitar este riesgo se han desarrollado algunas medidas de seguridad que pasan por la creación de contenedores con sistema de sujeción al camión mediante tornillos, el relleno de los huecos que quedan al almacenar las botellas en palets, la instalación de rodillos que ayudan a mover la carga o usos de cajas adaptadas a este tipo de mercancía. Llevan un refuerzo especial y cámaras entre los espacios que queda entre botella y botella para evitar que chochen y se rompan.

El transporte del vino ha ido evolucionando según ha ido creciendo la demanda del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *