¿Cómo se transporta el vino?

vino

Como vimos la semana pasada, con el aceite, esta semana os vamos a contar la relación íntima que existe entre el sector del vino y la logística.

¿Cómo se transporta el vino?

El vino está incluido en la lista de mercancías sensibles que pueden ser transportadas y/o almacenadas en un vehículo de características especiales. El trasporte del vino forma parte de la cadena de suministro de este producto que está formado por: la recogida en el viñedo, la distribución, el almacenaje y el transporte.

Este tipo de transporte, al estar relacionado con el porte de alimentos, necesita cumplir con una serie de características. Por ejemplo, este producto es muy delicado a los cambios de temperatura, especialmente cuando se expone al calor. La calidad del vino se puede ver perjudicada, por lo que debe ser transportado por un camión que permita regular la temperatura a la que se considera la ideal, entre los 10 y los 15 grados.

Si el vino que transportamos está envasado, se debe tener especial precaución para evitar las roturas, tanto si está embotellado en envase de cristal o de plástico. Para evitar este riesgo se han desarrollado algunas medidas de seguridad que pasan por la creación de contenedores con sistema de sujeción al camión mediante tornillos, el relleno de los huecos que quedan al almacenar las botellas en palets, la instalación de rodillos que ayudan a mover la carga o usos de cajas adaptadas a este tipo de mercancía. Llevan un refuerzo especial y cámaras entre los espacios que queda entre botella y botella para evitar que chochen y se rompan.

El transporte del vino ha ido evolucionando según ha ido creciendo la demanda del mismo.

El transporte de aceite

aceite

España es el país pionero en la producción de aceite y en la venta y transporte del mismo. En los últimos años se ha exportado unas 300.000 toneladas de aceite de oliva al mercado mundial.

El transporte de aceite

El que es considerado como oro líquido, tanto en nuestro país como en cualquier rincón del mundo, debe mantener hasta llegar a su destino: su esencia, cualidades y propiedades.

La expansión de este producto no hubiera sido posible sin la existencia de una red de transporte especializada en este tipo de mercancías. El medio más utilizado es el transporte terrestre, y hoy, desde MaddelTransports vamos a explicarte los motivos.

Como ya hemos comentado, las propiedades del aceite deben mantenerse. Su sabor, color y calidad debe ser la misma en el momento en el que sale del molino, como en el momento en el que va a ser consumida.

Los camiones cisterna son los más indicados para transportar este producto. Por diferentes motivos:

Su forma cilíndrica es la más apropiada para transportar todo tipo de líquidos. No permite que el aceite sea batido con el movimiento del camión, por lo que mantendrá intactas sus propiedades. Cuando el aceite se transporta en cisterna se tiene en cuenta que posteriormente será envasado.

Otro de los métodos de transporte de este producto es mediante palets, que aseguran el ahorro de espacio en el porte, la organización y la seguridad del producto. Puede ir envasado en diferentes formatos: latas, botellas o envases de plástico. Con sus respectivos elementos de seguridad, permitirán que los palets estén bien anclados y el producto no sufra las consecuencias del movimiento del propio vehículo.

Guía del transporte de zumo

zumo

Para transportar el zumo desde el campo a los clientes envasadores no existe un código de buenas prácticas ni una normativa específica, por lo que debemos adaptarnos al Real Decreto 237/2000 por el que se establecen las especificaciones técnicas que deben cumplir los vehículos especiales para el transporte terrestre de productos alimentarios a temperatura regulada y los procedimientos de control de conformidad con las especificaciones.

Guía del transporte de zumo

También se debe observar el Código Alimentario Español en el capítulo dedicado al almacenamiento y transporte. Existen en este sentido normas generales sobre prevención de intoxicaciones, pautas de adecuada conservación y prohibición de adulteración.

Más allá de ello, podemos encontrar información sobre buenas prácticas en el transporte de zumos en la SGF International, una asociación alemana sin ánimo de lucro para el autocontrol de la industria del zumo de fruta que emite una Guía De Buenas Prácticas que incluye algunas normas básicas sobre el uso exclusivo de las cisternas de alimentación, la limpieza de las mismas y la aptitud alimentaria de todos los equipos que entren en contacto con el zumo. Además de ello, incluye una serie de requisitos para ofrecer su sello de calidad para garantizar el cumplimento de la ley y la realización de controles de acuerdo con el Codex Alimentarius y al Reglamento (CE) 852/2004.

¿Cómo se realiza el transporte de leche?

transporte de leche

Cuando disfrutamos de un vaso de leche, ¿nos preguntamos como ha llegado hasta nosotros? ¿cómo se realiza el transporte de leche? En MaddelTransports queremos saciar la curiosidad de todas esas personas que alguna vez han tenido esta duda.

¿Cómo se realiza el transporte de leche?

Todos podemos comprobar que la leche es un producto de uso diario, casi en cualquier vivienda podemos abrir un armario y encontrar un envase de leche. Al estar considerado como producto de alto consumo, podemos deducir que su envío y transporte se producen de forma diaria.

Otra de las características de la leche es que es un producto perecedero, por ello su transporte debe realizarse en condiciones estrictamente controladas. Los productos lácteos están bajo el acuerdo de transportes internacionales, y vehículos acondicionados para esta actividad.

Las condiciones térmicas e higiénicas son puntos vitales, la leche se debe conservar a temperatura baja para que no desarrolle bacterias. Si la leche se altera o degrada, no puede corregirse. Cuando su calidad queda comprometida, no hay remedio.

Este producto no tolera que se altere su cadena de frío. Se aconseja que tiempo máximo de conservación del producto crudo sea de 48 horas solo. La solución está en utilizar medios de transporte con características isotérmicas que se encarguen de mantener la temperatura para que leche esté siempre apta para el consumo.

El transporte en camiones cisterna es el más común, que además de servir como medio de transporte, por sus características, también permite almacenar productos como la leche sin que se vea alterada su composición. Se componen de materiales aislantes como el aluminio y no permite que se le adhieran sabores olores externos.

Además, su forma cilíndrica permite que el camión no se desestabilice cuando este en marcha que, además de evitar un accidente, evita que la leche sea batida por el movimiento y se separe la grasa de la leche, encareciendo la calidad del producto.